La vida de l@s fe@s: Nivel Pre-Natal a Elemental

| March 15, 2011


Probablemente, tod@s pensamos que la raíz de todos nuestros males comienza en la adolescencia… pero NO. El comienzo de toda una vida llena de discrimen, dolor y noches a solas debido a la fealdad comienza desde nuestro nacimiento.

El problema inicia con la expectativa de nuestros padres al querer que sus hij@s sean hermos@s. Desde antes de nacer sentimos una presión por escoger los mejores genes para que nuestras características fenotípicas sean las ideales según la época en que naceríamos. La realidad es que muchas veces nuestros padres tampoco aportan una gran gama de razgos hermosos de donde escoger. Así que aquí comienza nuestra travesía por la vida cuando salimos del hospital y abrimos nuestros ojos ante padres que dicen que somos hermos@s con la esperanza en su pensamiento de que algún día lo seamos. Y nos muestran con orgullo ante nuestros familiares alardeando de lo único que se puede alardear en estos casos: de las capacidades para hacer cosas más rápido que otros infantes, pero no tod@s corrimos con la suerte de sobre salir en otras capacidades.

odiamosacielo.blogspot.com

¡Qué alegría cuando comenzamos los primeros años escolares pensando que somos hermos@s tal cual somos y que algún día en la vida haremos cosas grandiosas! De lo que no nos dimos cuenta en aquel momento es que las maestras le daban muchos besitos a algún@s niñ@s y no a ti. De que realmente no hay como entender que después de un día tan arduo de juegos, comida y diversión hubiera niñ@s que estuvieran impecablemente limpios y peinados cuando sus padres llegaran a recogerlos; parecería que se acababan de bañar. Sin embargo nosotr@s parecíamos pequeños girasoles despeinados porque nuestros padres no sabían de la existencia del “gel” y solo nos acondicionaban el cabello pensando que era lacio. Además de una enorme mancha de jugo, con mucho colorante, en el mismo frente de la camisa. Y qué decir de la acumulación de sudor de todo el día mezclada con tierra que se encontraba en el cuello, parte interior de los codos y entremedio de los dedos.

No siendo suficiente, ya con cinco años comenzamos un laberinto de rechazo y desprecio por parte de los compañerit@s hijos de amig@s de la maestra (porque en la mayoría de los casos es mujer) del “Kinder Garden”. La situación empeora si añadimos otras variables además de la fealdad como: el sobrepeso o la falta de destrezas identificativas del género como la delicadeza en mujeres o la rudeza en hombres. A medida que pasan los años lo único que hacemos es suplicar que llegue el momento de graduarnos de sexto grado para cambiar nuestra imagen al entrar a una escuela nueva mientras vamos perdiendo los dientes forntales y nuestros padres insisten en tomar fotografías familiares. ¿Cómo sabemos qué cambiar? Sencillo… llevamos alrededor de siete anos siendo criticados, llamados por epítetos entre otras cosas que desearíamos cambiar.

¡Al fin la intermedia! Pensamos que por poner un pie en la nueva escuela el patito feo se convertirá en cisne. Pues no. Aquí comienza la pubertad, el cuerpo a ir estirándose de forma desigual, las nenas desarrollándose más rápidamente que los nenes, el acné, el amor platónico, el amor no correspondido, la búsqueda de la identidad, el querer ser “cool”… Algunos de los que comenzaron con nosotr@s logran despegar con gran éxito en esta etapa, pero para otros serán los años de mayor fealdad experimentada.

por Jesmarie Meléndez

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Mi Espacio

About the Author ()

Jesmarie Melendez: BA Psicología Clínica, Estudiante Doctoral de Psicología Clínica, Vice Presidenta de Lo Esencial Inc., Líder del Ministerio Alcanza. Sígueme en twitter: @JesMiEspacio

Comments are closed.