“Qué hacer mientras espero”, por Héctor Alfredo Millán

| September 12, 2011

respaldodelcielo.blogspot.com

Al observar las diferentes condiciones de tiempo manifestadas en cada estación, podemos ver que aun el año está estructurado para tener en sí periodos distintos. Las estrategias agrícolas también se adaptan a este fenómeno atmosférico para hacer mejor uso del tiempo. En base a esto, se establece un tiempo para cosechar, uno para regar, otro para abonar, otro para podar, uno para volver a cosechar y tiempos específicos para arrancar la planta y arar la tierra para, dentro de un tiempo, volver a sembrar. ¿A qué se dedican los agricultores en el invierno? ¿Se mueren de hambre? Buenos administradores planifican para poder pasar los tiempos de espera en paz y, preferiblemente, en producción.

Nuestra vida también está estructurada en periodos de tiempo identificados por cualidades distintas. El capítulo 3 de Eclesiastés nos presenta que “todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su tiempo”, pero si buscamos en el desglose que aparece en este texto, no veremos “tiempo de esperar” por ninguna parte. Este me hace pensar que no debemos sentarnos quietecitos a esperar en ningún momento. Mi mamá siempre me recuerda el refrán que dice: “El tiempo que se va, no vuelve”. Aun cuando estamos esperando el cumplimiento de promesas, siempre hay algo que hacer para provocar dicho cumplimiento. Siempre hay pasos para dar para alcanzar la meta.

1. Identifica la meta.

Sea un trabajo, aprender a cantar, un grado universitario, un matrimonio saludable, paz, una organización sin fines de lucro o una empresa, “Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella” (Habacuc 2:2). Busca formas para mantener tu meta siempre presente y no desenfocarte.

2. ¿Qué necesitas para alcanzarla?

Sean tangibles o intelectuales, toda obra requiere materiales de construcción. Búscalos, almacénalos y, cuando llegue el tiempo indicado, úsalos.

3. Sigue caminando

No te detengas. La historia nos relata como la obtención de grandes victorias fue lograda a través de perseverancia y la sabia utilización de recursos. Cuando el Plan A no funcione, busca porque siempre hay opciones.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Crecimiento Espiritual, Desarrollo Personal

About the Author ()

Héctor Alfredo Millán : Siervo de Dios, enamorado, músico, poeta aficionado, Contable, Estudiante de Maestría en Consejería, Fundador y Director de http://loesencialpr.com... para servirle. Hablemos: http://loesencialpr.com/contactanos/
  • Veronica kress

    Agradezco su articulo. Estoy esperando a que me den la residencia en el paid de mi esposo. Es muy dificil, no solo por ser extranjera, por tener in idioma y costumbres distintas, sino por el impacto espiritual q el invierno y la espera generan en mi.
    No puedo trabajar, ni ver a mi familia… Por favor, recomiendeme algun libro q me ayude a continuar esperando en el invierno.

    Agradezco su ayuda.

  • Saludos Verónica,
    La espiritualidad se trata de encontrar y mantener un sentido a la vida, y entiendo que los “inviernos”, caracterizados por su frió y soledad, pueden retar precisamente esto. Esto no quita el hecho de que cada experiencia vivida, especialmente aquellas vividas en tiempos de invierno, nos dan una oportunidad para conocernos mejor. Jose fue un hombre que fue puesto a prueba por medio de largos periodos de espera, tiempos de sometimiento a esclavitud y cárcel para poder descubrir su verdadera capacidad para lograr un fin espectacular. Por el tamaño de tus pruebas, no dudo que tu propósito sea inmenso. Te incluyo el link de un libro que podria ayudar: “José, Un Hombre de Integridad y perdón”, por Charles Swindoll http://www.arboldevidaweb.com/site/vmchk/Estudios-Biblicos/Jose-Un-Hombre-de-Integridad-y-perdon-charles-swindoll/flypage.tpl.html

    Recuerda, siempre hay algo que hacer en el tiempo de espera. Tienes tiempo para aprender, para estudiar tanto los ejemplos de personas que salieron adelante a pesar de la adversidad como también tu propia vida, tus limites, tu potencial.

    Animo.